30 de enero de 2021

AUTOBIO

 

 

Me dijeron:

-O te subes al carro

o tendrás que empujarlo.

 

Ni me subí ni lo empujé.

Me senté en la cuneta

y alrededor de mí,

a su debido tiempo,

brotaron las amapolas.

 

 

Gloria Fuertes

25 de enero de 2021

POEMAS DE LILIANA ANCALAO

 

 

DETRÁS DE LOS PÁRPADOS

 

detrás de los párpados queda la vigilia detenida

en el sueño un haz de luz centellea

y sospecho

que un paso más acá están las respuestas


recuerdo que en sueños

puedo volar

y vuelo

sobre escaleras rotas alturas silenciosas

y hombres que espían

 

¿qué fui yo?

¿qué delicados pies tenía

que corría sobre el cuerpo de la nocheaire?

¿qué mensaje llevaba?

¿qué vértigo me hundió los ojosmiedo?

¿qué burla corrosiva tocó mi hombro

y me abandonó despierta en la otra orilla?

¿alguien fue enviada en mi lugar?

¿alguien curó mis alas rasgadas por el silencio?

 

que no supe llegar a destino

y que se desarmó mi vuelo leve y blanco en la neblina

y que estoy condenada en cada sueño

a repetir el intento

 

hasta que pueda fervorosa

traspasar en vuelo los párpados de la vigilia

y me gane

amanecer al mundo

con dos cicatrices en la espalda

 

 

 

PREGUNTA

 

habrá que resignarse a ser pregunta

arremangarse los pies

seguir andando

con un golpe de sismo por espalda

sin cimientos

ni contemplaciones

 

habrá que acostumbrarse sin respuesta

morir en una historia y otra historia

salir de madre pateando las preguntas

por los caños de la piel

hasta los huesos


y andar

humano nomás

apuntalando luchas

controlando el pulso de la tierra


mirarse escombro en el mapa de los sueños

 

 

UN HOMBRE

 

el sol al mediodía del desierto

 

un hombre elige piedras

 

piedra encastra piedra

apunta al menhir

 

descansa

apoya la espalda

sobre su obra nunca concluída

 

dios le toca la frente con el cielo

 

 

Liliana Ancalao

22 de enero de 2021

UN POEMA DE CAMILA GARCÍA REYNA

 

 

cada día hago el ritual

cierro los ojos

me desentiendo del miedo

aunque sienta pasos en el techo de casa

y la puerta esté abierta

y tenga las razones suficientes

de esconderme o de huir

en ese instante me extiendo en el espacio

suelto mi forma y nombre

vuelo hacia mí misma

sinfonía de ondas

pulsación

río profundo

en el viaje más lejos que conozco

 

 

Camila García Reyna

LA RISA

 

 

Sabe reír. En medio

del dolor se ríe

y juega.

En medio del dolor,

habla claro,

cuenta que todo es simple y claro:

un cuerpo, un mueble, las personas

que miran, hacen,

juegan;

asusta

su buen humor

para todo, su fastidio

por la ambigüedad.

Sabe reír:

"Nunca hubo ninguna cosa buena (el

sol, la gente) que

no estuviese compensada

con el dolor,

y al revés

por qué no al revés", dice.

 

 

Irene Gruss

para Hebe Uhart

20 de enero de 2021

EL GUARDIÁN DE LAS PALABRAS

Mira las cosas

y busca el sonido que las nombra:

Riachuelo.

Sol.

Montaña.

Cada cosa se acurruca en su sonido.

Y a nosotros nos gusta nombrar el mundo,

acurrucarnos en él.


María José Ferrada

10 de noviembre de 2020

Dos poemas de Antonella Vulcano

 

 
Nuestra casa estaba invadida por hormigas,
en la vida familiar luchábamos para exterminarlas
pero en la intimidad del baño
yo daba saltitos para no aplastarlas,
desviaba la corriente del agua para que no se las lleve.
Siempre odié despedirme de lo que no deseé,
es lo único que todavía no puedo matar.



Una amiga me dice que la historia
se va a encargar de
olvidar a los malos poetas
y a mí esa obsesión por las cosas buenas
ya empieza a pesarme
como un litro de miel en la sangre.

Antonella Vulcano
Años de casa (2020, Santos Locos)