12 de noviembre de 2019

APRENDIZAJES

Hay batallas que misteriosamente a uno le conviene perder o dicho de otra manera, hay que trabajar las limitaciones propias hasta volverlas un estilo.

María Gainza en el blog de Eterna Cadencia

22 de octubre de 2019

LA LLUVIA, LAS COSAS

LLUVIA
Hoy llueve finito
sin parar
es un día de invierno en medio del verano
una lluvia de invierno
con ese recogimiento
esa serenidad resignada
adentro de la casa
laten las vidas
de todos los que la habitamos
late la casa viva
calentita por dentro
mojada por fuera
como una semilla
que va a germinar.


LAS COSAS
Siempre con las cosas
la ropa
los platos
los huevos duros
el agua de la canilla
los juguetes tirados
lo caliente
lo frío
lo suave
lo pesado
las cosas que entran
en una mano
eso es lo que tengo
para armar un mundo.


Roberta Iannamico
(Muchos poemas, Ediciones Neutrinos)

21 de diciembre de 2018

los motivos por los cuales lloramos
son en realidad pequeños y sin bordes,
hay que abrazar al río
porque es lo mismo que abrazar a los hombres
y hay que saber mutar
para volverse lago, volverse playa y monte.

desde la inmensidad del bosque
las ramas de arrayanes
nos marcan con sus dedos filosos el camino
entendemos que la naturaleza es nuestro medio
y que el amor no puede ser humano.

nuestro ambiente es todo el que se nutra
de flores, de árboles y de hierba
para dictarnos un manifiesto propio
escrito sobre piedra o sobre un muelle:

no vas a tratar de ser mejor que nadie
excepto que vos mismo unos momentos antes,
no vas a lastimar ningún ser a consciencia
porque los corazones rotos desequilibran
el ecosistema de nuestras esperanzas.

vas a dejar que la lluvia te acompañe
y que las olas se rompan como tus ilusiones
para pulir la roca.

recién entonces desde lo alto del cerro
las casas se verán de su tamaño.



Cecilia Martínez Ruppel

18 de diciembre de 2018

de los poemas que leí últimamente
tengo partículas, filamentos
adheridos a la piel, enganchados
en la ropa y en el pelo
como ir a la playa y volver
con arena entre los dedos, yuyitos
marcas de sol

así algunas
imágenes y sensaciones
me siguen, dulces compañeras:
unos transparentes juncos verdes
el sonido de las hojas
de cada hoja al regar las plantas
la consumación del verano
palabras como tesoro, paloma, amor
formas de cuidar de las personas y de las cosas
al nombrarlas de determinada manera

no siempre me siento sola,
a veces siento
todas las soledades juntas

20 de noviembre de 2018

Soy una sirena. No tengo pies, no tengo alas. Soy este cuerpo resbaladizo cubierto de colores glaseados que se tocan sin fundirse. Bailo sola en mi pecera. Es ridículo pero me entusiasmo, me lo permito. Finalmente me canso, siento el peso exacto de cada una de las escamas. Añoro el mar, la fiesta de la sal, fiesta cotidiana de la curación. Sobre todo cuando el reflejo del sol me alcanza, qué ganas de asistir al derrumbe de las flores que en la garganta atrapan mi voz.
Cuando la temperatura comience a subir voy a dejar al descubierto clavículas, hombros y cuello, sin importarme que quede a la vista la mordida primigenia de los pétalos sobre la cuerda de la lengua, hecha hilachas ya, romántica composición que me deja encerrada. Esta isla se parece a un pozo, un volcán, una canción antigua. Gracias al recuerdo atesorado del mar, siempre termino encontrando algún modo de alimentarme.

8 de noviembre de 2018

EN REMOLINOS




Déjame vivir este sueño
el mejor que he tenido.
Una flor
una flor
otra flor.
Un maestro
una causa
un efecto.
¿Quién sabrá el valor de tus deseos?
¿Quién sabrá?
Gira el sol
gira el mundo
gira Dios.
Energía misteriosa
resplandor.
Al soltar mi cuerpo en remolinos
resplandor.
Otra flor.
Paraíso
zona pura
perfección.
Florecer mirándote a los ojos
perfección.
Florecer mirándome a los ojos
perfección.
Florecer los dos
florecer.
Florecer los dos 
florecer
florecer.


Soda Stereo