Buscar este blog

4 de abril de 2021

POEMAS DE WALT WHITMAN

 

 A un extraño

¡Extraño que pasas! No sabes con qué anhelo te admiro,
debes ser el que buscaba, o la que buscaba
   (viene a mí como en un sueño),
yo, seguramente, en algún lugar viví una vida gozosa contigo,
todo revive cuando nos cruzamos, fluidos, afectuosos,
    castos, maduros,
tú creciste conmigo, fuiste un chico o una chica conmigo,
comí y dormí contigo - tu cuerpo dejó de ser sólo tuyo,
    y no dejó que mi cuerpo sea sólo mío,
tú me das el placer de tus ojos, rostro y carne, cuando pasas
    - toma mi barba, mi pecho, mis manos, a cambio,
no te hablaré - pensaré en ti cuando esté sentado solo,
te esperaré - no dudo de que voy a encontrarte de nuevo,
me aseguraré de no perderte.


Cuando leo sobre la fama conquistada

Cuando leo sobre la fama conquistada por los héroes,
   y las victorias de poderosos generales,
   no envidio a los generales,
ni al presidente en su presidencia, ni al rico
   en su gran casa;
pero cuando leo sobre la hermandad de los amantes,
   cómo era con ellos,
cómo a lo largo de la vida, a través de los peligros, el odio,
   inmutable, durante mucho tiempo,
en la juventud y en la edad madura y en la vejez,
   fueron firmes, afectuosos y leales,
entonces me quedo pensativo - me alejo rápidamente,
   lleno de la más amarga envidia.

Walt Whitman, Calamus
Traducción de Griselda García

No hay comentarios:

Publicar un comentario