17 de julio de 2018

VIENTO

He llenado cuadernos tratando de narrar lo bello, atrapar lo imposible y echar un poco de luz en esta caverna. Busqué un camino más allá del dolor, que me ayudara a encontrar los restos de una eternidad. Viviendo a través de las páginas, viajando por mares helados en mi barco de papel.

Ahora que la tormenta pasó y después de mil encrucijadas que, como árboles nudosos iban labrando el camino, solo quiero reírme otra vez, sentir que la vida es un soplo que permanece.

Dejé mundos olvidados con la puerta entreabierta hacia el jardín. Mariposas y grillos huyendo en la noche. El cuaderno, la tierra, las manos fundidas entre el sauce y la luna. Esta tarde sopla el viento, en una vuelta más del espiral que sostiene la vida. Una canción de amor y soledad.


Luciana Forster
Naturaleza celeste (Buenos Aires: Paradiso, 2016)

No hay comentarios:

Publicar un comentario