8 de septiembre de 2016

Caminante






A todo esto, vale preguntarse cuándo, dónde, por qué se perdió el poeta. En fin, no hay una fecha precisa. Se fue perdiendo lentamente. Todos lo veían que se estaba yendo demasiado lejos y lo dejaron ir. Y está bien que haya sido así. Porque era una señal de que ya caminaba solo. Además, es muy frecuente que quien camina solo se pierda. No es algo grave. Se trata de un camino inexplorado. Ya regresará para contarlo.


Víctor Cagnin
(2012) El poeta perdido entre martes y jueves. Rosario: Ciudad Gótica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario